Algunos lo llaman un bocadillo de medianoche, otros lo etiquetan como una comida nocturna. Pero sea cual sea el término que uses, la mayoría de las personas disfrutan de las delicias nocturnas.

Mito: Comer antes de irte a dormir te engorda

Hay un estigma asociado a comer después de la cena porque la gente cree que los bocadillos ya avanzada la noche no son saludables y te harán engordar. Eso puede ser cierto, especialmente si vas por un bote de helado o una bolsa de papas fritas, pero hay una mejor manera de comerse un bocadillo en la noche.

Aquí hay cuatro formas de convertir los bocadillos en parte de tu rutina de salud y bienestar.

1. Ve por un batido verde

Cambiar tu helado favorito por un batido verde puede parecer cruel, pero los nutrientes y la fibra que se encuentran en las verduras de hoja verde y otros productos te harán sentir más satisfecho que la comida chatarra (que solo te trae culpa). Los vegetales de hojas verdes son a menudo también una gran fuente de magnesio, que en algunos casos puede ayudarte a mejorar el sueño.

2.No te saltes el entrenamiento

Son las 4:50 p.m., tuviste un día de trabajo muy duro, y todo lo que quieres hacer es ir directamente a tu casa y sentarte en el sofá.

Es tentador, pero esa decisión podría activar una reacción en cadena que inevitablemente termina con una bolsa de papas al final de la noche. Correr o una sesión de levantamiento de pesas después del trabajo puede aumentar el hambre, pero también puede inspirar mejores opciones de comida para la cena. Y como una buena elección a menudo conduce a otra, estarás comiendo de manera más inteligente antes de irte a dormir.

3.Proteína antes de ir a dormir

La desesperación por sentir hambre en la noche nos puede empujar a tomar malas decisiones de dieta, pero pocas cosas resuelven ese problema como una cucharada de proteína de suero de leche.

La proteína no solo es excelente para saciarte, sino que también puede estimular la recuperación de tu organismo durante el sueño. Esta es una buena noticia para cualquiera que prefiera entrenamientos por la tarde o por la noche.

Los kits de proteína para la noche como el Quemador de Grasa Nocturno  combinan la proteína de suero de leche de IsaPro® con los nutrientes que se encuentran en Isagenix Fruits e Isagenix Greens™ para brindarte una combinación nutricional perfecta antes de irte a dormir.

4.Hambre vs. aburrimiento

Aquí es donde no aplica «confiar en tu instinto». ¿Tienes realmente hambre, o simplemente buscas algo que hacer antes de irte a dormir?

Una de las mejores formas de combatir el antojo de bocadillos sin sentido es crear una rutina sólida antes de irte a dormir que implique una actividad de relajación como leer un libro y beber agua, lo que te puede ayudar a sentirte un poco mejor. Seguir fiel a una rutina te puede mantener alejado de la nevera y del arrepentimiento de comer demasiada comida chatarra antes de irte a dormir.

Un plan de acción para tu bocadillo improvisado

Es hora de acabar con el estigma de una vez por todas: Comer un bocadillo antes de ir a dormir no necesariamente engorda. Los alimentos que elegimos tienen repercusiones en nuestra salud, trátese del desayuno, almuerzo, cena o de un bocadillo nocturno. Sigue los consejos anteriores y puedes convertir un antojo antes de ir a dormir en una estrategia de salud y bienestar.